Salud
Nueve errores que cometemos en el trabajo y que afectan la salud mental
No desconectar y Estar operativo 24/7 son dos de ellos
27 de abril de 2022
Foto: Agencia.
Salud.- No sentirse bien en el trabajo, o valorado, los conflictos laborales o un ambiente laboral tóxico son solo algunos de los factores que impactan en nuestra salud mental y laboral, y que pueden generarnos síntomas y cuadros como el estrés, la ansiedad o incluso, la depresión.

Por eso, es importante conocer cuáles algunos de los mas comunales y cómo solventarlos: 

(Lea también: OMS dice no encuentran relación entre hepatitis infantil y alimentos o vacuna)

1. No desconectar
Es importante desconectar una vez apagamos el ordenador, o nuestra herramienta de trabajo, y salimos de la oficina, de la tienda, del almacén o del lugar de trabajo. Desconectar significa apagar todas las voces interiores que nos recuerdan tareas del trabajo, problemas, cosas que han pasado durante el día, etc., y activar el “chip” de vida personal.

Puede ayudarnos tener la norma de no hablar de trabajo en casa, tener solo un teléfono para el trabajo y apagarlo, salir del trabajo e ir a hacer algo que nos gusta, tomarnos un baño relajante, quedar con alguien o descansar.

Si no desconectamos nunca, y nos llevamos los problemas a casa, corremos el riesgo de acumular cansancio físico y mental y de desarrollar estrés y/o ansiedad, así como el síndrome de burnout.

2. No fomentar un buen clima laboral
El clima laboral engloba el medio ambiente físico y humano en el que nos desarrollamos en el trabajo. Es, en otras palabras, “el ambiente que se respira en la empresa”, e incluye la forma que tenemos de relacionarnos con los demás, la comunicación con compañeros y superiores y nuestra satisfacción en la empresa, pero también la distribución de las mesas y los espacios, por ejemplo (espacio físico).

Si el clima laboral es hostil o tóxico, nuestra salud mental puede verse perjudicada, sobre todo a largo plazo. ¿Quién quiere ir a trabajar sabiendo que no hay “buen rollo” en la empresa? Esto es algo que desgasta mucho emocionalmente.

3. Estar operativo 24/7
A no ser que estemos de guardia, estar disponibles para nuestros jefes las 24 horas al día, los 7 días de la semana, porque “queremos llegar a todo”, o porque nos cuesta delegar o desconectar, tampoco es una buena práctica para nuestra salud mental.

Tienes derecho a desconectar, y sobre todo, la necesidad de descansar, ¡eres humano!

4. Teletrabajar sin horarios
En el caso de que teletrabajes, es importante que te planifiques bien. No ponerte horarios o simplemente “ir haciendo” puede perjudicar tu salud mental. ¿Por qué? Porque de hacerlo así, te costará más desconectar y te planificarás peor, ya que no tendrás horas preestablecidas para cada tarea.

5. No planificar
No planificarte las tareas y las horas que dedicarás a cada una de ellas también es un error frecuente que cometemos a la hora de trabajar. No hace falta obsesionarse con ello, pero sí es importante organizarse.

Escribir lo que tienes que hacer cada día en tu agenda, o en un papel, puede ayudarte a visualizar qué te queda por delante y cómo puedes distribuir tu tiempo; ¡ah!, y también va bien tachar la tarea una vez realizada, para sentir que avanzas. Los riesgos de no planificarte incluyen: no llegar a tiempo a todas las tareas, hacer las tareas “rápido y corriendo”, no descansar, optimizar menos el tiempo, agobiarnos, etc.

6. Procrastinar
Procrastinar es otro de los errores frecuentes que cometemos en el trabajo y que merman nuestra salud mental. Esta práctica tiene que ver con el hecho de posponer las tareas pendientes, y de dejarlas “para otro momento”, a la vez que nos distraemos con otras cosas.

Procrastinar reduce nuestro rendimiento laboral, e incluso, nuestra motivación, ya que nos sumerge en un estado de apatía y pereza que dificulta la vuelta al trabajo. Algunos trucos que van bien para dejar de procrastinar (o para hacerlo un poco menos) son:

“La regla de los dos minutos”: si lo que tienes que hacer, puedes acabarlo, no lo pienses más y ¡hazlo!

7. Adquirir demasiados compromisos
A veces nos gusta tanto nuestro trabajo, que nos comprometemos en mil tareas nuevas y proyectos… otras veces lo hacemos porque nos cuesta decir que no (falta de asertividad). Sea cual sea el caso, el resultado es el mismo: una multitud de tareas “extra” que a veces ni siquiera tenemos tiempo de hacer.

Esto nos perjudica porque hace que nos agobiemos y que dejemos de disfrutar del trabajo. Una buena opción para evitar esto es optar por decir “sí” solo a aquello que realmente puedes asumir (aquello por lo que sí tienes tiempo), y a aquello que realmente te motiva.

8. No delegar
No delegar también es otro error que cometemos en el trabajo y que afecta a nuestra salud mental. No delegamos porque nos cuesta confiar en los compañeros, porque somos muy perfeccionistas o porque queremos tener el control de todo.

Y esto, acaba dañando nuestro trabajo y nuestro rendimiento (además de las relaciones con los demás). Sin hablar de la gran carga de trabajo que asumimos (lo cual genera estrés), y que muchas veces no tendríamos ni por qué asumir.

9. Mantener malas posturas
Finalmente, las malas posturas en el trabajo, que muchas veces mantenemos de forma inconsciente, afectan a nuestra salud física pero también mental. Porque este mal hábito puede generarnos dolores musculares diversos y cansancio, lo cual repercute en nuestra salud mental.

Por ello, revisa cómo te sientas, a qué altura tienes el ordenador, etc., y qué posturas mantienes a lo largo del día. Aquí el profesional de riesgos laborales puede ayudarnos a determinar qué posturas son las más correctas y ergonómicas. (rrhhdigital.com)

Sigue la información minuto a minuto en nuestro Telegram Instagram Facebook Twitter ¡La noticia en tus manos!
VÍA Sabrina Miranda
FUENTE Editoría de Notitarde