Opinión
La madre desde la poesía por Laura Antillano
La madre como motivo, con sus consecuencias, desde un orden carnal o simbólico
8 de mayo de 2022
Laura Antillano
La madre como tema literario es uno de los tópicos más difíciles, de más delicado trato, y acerca de lo cual todo ser humano tiene referencia, desde muy distintas dimensiones. La madre como motivo, con sus consecuencias, desde un orden carnal o simbólico, desde una y mil perspectivas, es prácticamente ineludible.

Y en ese empeño de retomar el tema nos hemos reencontrado con poemas que desde muy diversas ópticas se acercan a las aristas de la circunstancia. Se me ocurre asomar fragmentos poéticos. El primero es de Ramón Palomares, quien además de madre carnal, tuvo una madre adoptiva que lo crió:

Polimnia, y priva en su escritura.“-Pola, Polimnia./No me dejes solo, Polimnia¡/Pero ella estaba en aquella fría tabla con la cara tapada./Amanecía./En la maletica pusimos sus vestidos, su agua florida/. Nos llevamos sus cosas”.

Del poeta mexicano Jaime Sabines: I.-“Acabo de desenterrar a mi madre muerta hace tiempo. Y lo que desenterré fue una caja de rosas: frescas, fragantes, como si hubiesen estado en un invernadero. ¡Qué raro es todo esto!/ II.-“Es muy raro también que yo tuviera una madre. A veces pienso que la soñé demasiado, la soñé tanto que la hice. Casi todas las madres son criaturas de nuestros sueños”.

Del argentino Roberto Juarroz: “Ahora tan sólo,/ en este pobre rostro en que te caes,/he visto el rostro de la niña que fuiste/ y te he sentido varias veces mi madre./Me he sentido el hijo de tus juegos,/del mundo que creabas y esperabas/como un tibio regalo de cumpleaños./Y también de los sueños que nunca confesaste/para que nadie más sufriera por ellos/”.

El cubano José Lezama Lima en su poema: Llamado del deseoso./“Deseoso es aquel que huye de su madre”/.

El chileno Pablo Neruda: “Ahora mi boca tiembla para definirte,/porque apenas,/abrí el entendimiento,/vi la bondad vestida/ de pobre trapo oscuro/la santidad más útil:/la del agua y la harina,/ y eso fuiste/ la vida te hizo pan,/ y allí te consumimos”(La Mamamadre).

Y Alicia García Bergua de México escribió: ”Hay algo en mí que nunca retrocede/y al estar con mi madre/ que vive recordando/temo perderme, sentir que soy ajena/a su basta memoria de mi infancia”.

Infinitud de miradas que convergen en la noción del inolvidable recuerdo de la madre, y sobre todo a partir del acto de perderla. A las madres pues, en su día.

Sigue la información minuto a minuto en nuestro Telegram Instagram Facebook Twitter ¡La noticia en tus manos!
VÍA NT
FUENTE Editoría de Notitarde